Max III

Certificado como orgánico desde 2003, este viñedo de 15,7 hectáreas, con suelos de origen coluvial, una matriz de suelo franco y un alto contenido de piedras, está plantado con parras de cabernet sauvignon y syrah.