5 junio, 2019

La Vendimia 2019: Informe preliminar

mapa google

La vendimia 2019 ha concluido oficialmente en Viña Errázuriz con la cosecha de las últimas uvas de Carmenere del Valle de Aconcagua el 3 de mayo. Ahora, ya es posible esbozar las principales conclusiones en una descripción preliminar de parte del Director Enológico Francisco Baettig: ““la añada 2019 se caracterizó por ser seca, más cálida que un año promedio, dando paso a una vendimia temprana, junto con espléndidas condiciones sanitarias de las uvas.”

“La temporada comenzó con un déficit de lluvias terminando el invierno y al inicio de la primavera, totalizando un déficit de 30% en 2018. Los suelos secos nos obligaron a comenzar el riego un mes antes que un año promedio. Por otra parte, la ausencia de lluvias durante la primavera aseguró espléndidas condiciones sanitarias de nuestras uvas, las cuales prevalecieron durante la temporada completa. Las temperaturas al inicio de la primavera fueron similares a los registros históricos, pero fueron seguidas de un noviembre caluroso. A las temperaturas normales de diciembre y enero les siguió el calor durante febrero, con olas de calor en la zona centro y sur del país que no afectaron significativamente nuestros viñedos en el Valle de Aconcagua. Este escenario propició una vendimia adelantada a nuestros registros históricos. Marzo, en cambio, registró temperaturas más frías que un año promedio. Para ese entonces, la vendimia en Aconcagua Costa, que comenzó el 11 de febrero, se encontraba en pleno desarrollo, completándose en un tiempo record de tan solo 45 días, beneficiando la preservación de aromas y acidez en los vinos.

En general, la vendimia entregó buenos rendimientos sin exceder nuestras estimaciones, aunque algunas variedades registraron rendimientos levemente inferiores al promedio histórico, tales como el 17% de Cabernet Sauvignon de Aconcagua Alto, 10% en Merlot, 6% en Malbec y 4% en Sauvignon Blanc.

En resumen, un año seco y con uvas muy saludables, más cálido que el promedio, con Noviembre y Febrero como los meses más calurosos, dando paso a una cosecha temprana. La calidad de nuestros viñedos quedó demostrada al prevalecer sobre una eventual y significativa caída en los rendimientos dadas las fluctuaciones climáticas, sequías y altas temperaturas, resultando en una sobresaliente sanidad de nuestras uvas.”

COMPARTIR