29 octubre, 2018

Eduardo Chadwick estrenó cosecha 2016 de vinos íconos de Chile en Asia

mapa google

Eduardo Chadwick –Presidente de Viña Errázuriz, Viña Seña y Viñedo Chadwick- estrenó oficialmente la nueva cosecha 2016 de sus vinos íconos en Asia, conduciendo una gira sin precedentes en la que presentó estos tres vinos simultáneamente. Como lo explicó Eduardo Chadwick, “Seña, Viñedo Chadwick y Don Maximiano son vinos que indiscutidamente escribieron la historia de los vinos íconos en Chile, guiando el camino para que nuestro país avanzara hacia el posicionamiento y consiguiente consolidación como una apelación de clase mundial, y que seguramente nos iluminarán para tener una visión más acertada sobre el futuro de los vinos finos.”

Entre las actividades de la gira, el evento en el que estuvieron puestas todas las miradas fue Into the Future, una serie de clases magistrales conducidas por el dúo dinámico Chadwick y Steven Spurrier –ambos galardonados con el premio Decanter Man of the Year- en donde expusieron una perspectiva única hacia el futuro de los vinos finos y desplegaron una selección de sus vinos de Chile y el Reino Unido. Estos eventos fueron celebrados en Beijing y Tokio con clases magistrales entre el 26 y 29 de octubre. El lugar escogido en Japón fue la afamada L’Academie du Vin, cuya sede original fue fundada por Steven Spurrier en París en 1973.

Chadwick y Spurrier comparten una historia en común, ya que ambos fueron creadores de dos de los eventos más revolucionarios en la historia del vino. Spurrier organizó una cata entre los mejores Chardonnay y Cabernet Sauvignon de California y Francia en Mayo de 1976, evento que eventualmente fue bautizado como “El Juicio de Paris”. Chadwick, por su parte, es el creador de La Cata de Berlín, una cata a ciegas de 16 vinos de las cosechas 2000 y 2001. La cata incluía algunos de los mejores vinos del mundo, la mayor parte de ellos calificados con 100 puntos por el crítico de vinos Robert Parker. El resultado ubicó a Viñedo Chadwick 2000 y Seña 2001 de Chile por sobre legendarios vinos de clase mundial. Ello estableció este evento como un hito en la historia del vino chileno y un logro para el reconocimiento del terroir chileno a nivel global.

La Cata de Berlín se replicó en más de 15 naciones y abarcó a más de 1.400 expertos en vinos. Aún más, los vinos chilenos fueron ubicados entre los mejores tres lugares en 20 de 22 eventos, logrando una notable tasa de éxito de un 90% en la preferencias generales, y posicionando a Chile entre las más prestigiosas apelaciones de clase mundial para vinos tintos, al igual que Burdeos, Toscana y Napa.

Descargar PDF

COMPARTIR