3 junio, 2019

DON MAXIMIANO: ENTRE LOS MEJORES ENSAMBLAJES SUPER PREMIUM DE SUDAMÉRICA

mapa google

Don Maximiano Founder’s Reserve cosecha 2016 –el vino emblemático de Viña Errázuriz- fue elegido entre las mejores mezclas tintas Súper Premium de Sudamérica por la revista inglesa Decanter. Publicado a mediados de mayo, los resultados del panel de cata formado por Peter Richards MW, Paz Levinson y Dirceu Vianna Junior MW describieron a Don Maximiano como “un gran vino con elegancia. La opulencia viene con una variedad de notas a fruta negra, casis y una encantadora complejidad herbal. Lo especial es el frescor, hermosamente equilibrado con su acidez y concentración frutal.” 

 

La publicación también destacó la consistencia de calidad de los vinos catados: “en una degustación impresionante, la calidad en general fue consistente. Las mezclas tintas súper Premium de Sudamérica ya no solo se tratan de exuberancia frutal y potencia. Estamos siendo testigos de un movimiento concertado hacia la elegancia, y los productores parecen estar trabajando más que nunca para expresar su terroir.” Una especial mención tuvo La Cata de Berlín: “El estatus de ícono había que merecerlo, pero ¿qué tiene que hacer exactamente un vino para unirse a este selecto grupo?” En Chile, Eduardo Chadwick de Viña Errázuriz cree que un vino súper Premium que aspira a convertirse en ícono debe poseer un carácter especial que proviene únicamente de un terroir muy específico, así como tener una potente historia que lo respalde.

 

Chadwick posee el crédito de cambiar la percepción del vino chileno al organizar una serie de catas a ciegas alrededor del mundo en donde echó a competir sus mejores Cabernets junto a los más exitosos vinos de Burdeos, California, España e Italia. Las catas comenzaron en Berlín en 2004, en donde su Viñedo Chadwick 2000 y Seña 2001 triunfaron por sobre Château Lafite Rothschild 2000 y Château Margaux 2001, entre otros, en tiempos en que Chile era percibido meramente como un productor orientado a los vinos frutales, confiables y precio módico.

 

Estas degustaciones se convirtieron en un hito, y comenzaron a desafiar la percepción general, demostrando que los vinos de Sudamérica podían pararse de igual a igual con los mejores tintos del mundo, y exhibir elegancia también. Entendiendo que sus países tenían la uva, el terroir y las personas para producir vinos Premium tuvo un efecto más allá de engrandecer el sentimiento de orgullo entre los productores sudamericanos; entregó a mucho la confianza y el deseo de desplegar sus propias credenciales.

COMPARTIR